viernes, 15 de septiembre de 2017

Bombardeo

Efeméride olvidada

Crónica histórica
A 60 años del bombardeo en Río Colorado


Sábado 17 de septiembre de 1955

• los aviones lanzan dos bombas al puente ferroviario por la tarde, sin dar en el blanco
• por la noche se oscurece todo el pueblo

Domingo 18 de septiembre de 1955
• por la mañana vuelven a bombardear sobre el puente.
• vuelo rasante sobre el pueblo.
• llega tren con tropas del ejército desde Neuquén, los soldados se dispersan.
• el comando central se instala en la escuela Nº 18.
• un avión arroja dos bombas, cayendo éstas cerca de la estación.
• otro avión arroja otras bombas, dañando seriamente el galpón de máquinas, afectando viviendas cercanas sobre los que es hoy la avenida San Martín.
• otras bombas caen sobre un tren con vagones-tanque cargados de petróleo, dañando solo el vagón de cola.
• actualmente quedan sobre las vías, sobre Villa Mitre dos vagones-tanque como testimonio de aquellos sucesos(foto).
• comienza el abandono de hogares por parte de la población hacia la zona de chacras y campos vecinos.
• los aviones siguieron con el bombardeo.

Lunes 19 de septiembre de 1955
• tres aviones continuaron con el bombardeo hasta el mediodía.
• cuando caía la tarde se anuncia a través de la radio el cese de los bombardeos, por lo que los pobladores inician el regreso a sus viviendas.


Fuentes: testimonios orales
Periódico “La Región” Septiembre 1955

martes, 22 de agosto de 2017

Sucesos desconocidos / ocultos


Atahualpa Yupanqui y Juan D. Perón: diálogo en el exilio

La invisibilidad de pueblos y comunidades americanos no es de ahora, se ha manifestado desde el instante mismo de la invasión, colonización y exterminio. Uno de esos sucesos ocultos por la “historia oficial” es el denominado “Malón de la Paz” que vio la luz gracias al magnífico trabajo del psicólogo e investigador Marcelo Valko1. Allí se relata con irrefutable documentación, los 2000 km recorridos a pie por alrededor de 200 Kollas desde Abra Pampa hasta la Casa Rosada, para reclamar ante el mismísimo Juan D. Perón (electo en elecciones presidenciales de febrero de 1946) la devolución de sus tierras usurpadas por terratenientes explotadores. Luego de 81 días de marcha, cosechando adhesiones desde todos los sectores, no solo visibilizó la explotación, castigo, esclavitud de esa comunidad, sino también de innumerables comunidades indígenas de Argentina, y su violento final.
Una vez entregado a Perón el petitorio los Kollas fueron alojados en el tristemente célebre Hotel de Inmigrantes, allí fueron confinados y una vez más invisibilizados. Habían pasado 23 días de su llegada y la gran ciudad ya ni los recordaba, la madrugada del 29 de agosto de 1946 tropas de la infantería de policía y de marinería, irrumpieron en las habitaciones del hotel; los Kollas, golpeados, arrastrados, empujados fueron introducidos contra su voluntad en dos vagones de cargas, para ser deportados a sus lugares de origen.
De las innumerables adhesiones recibidas a lo largo de aquella marcha se destaca del poeta y cantor Atahualpa Yupanqui, quien había tomado contacto por primera vez con los caminantes en Tucumán. Enterado del trato y el destierro dado a los Kollas hizo suyo ese reclamo y se propuso no dejar que el grito de justicia desaparezca. En el periódico “La Hora” del partido comunista, Atahualpa publicó un extenso texto testimonial: ¡Hermano Kolla! Te lo advertí…comienza el testimonio “…te vi pasar por los caminos del Tucumán, saludé tu esfuerzo con mi mayor alarido, nuestros ponchos conversaron sobre cosas comunes” (…)” y culmina “… para comprar tu alegría con moneda justa, para que brote la dicha sobre la tierra parda, para borrar las lágrimas del llanto:¡está mi corazón, Hermano Kolla! A raíz de esta nota y su afiliación al partido Comunista, Yupanqui fue incluido en las listas negras, sus actuaciones, sus canciones fueron prohibidas. Fue encarcelado y finalmente tuvo que exiliarse.
Cuando Perón sufrió en carne propia el exilio, ya en Europa asistió a un recital de Atahualpa, luego se acercó a saludar al camarín. “conversando luego con Eulogio Fredes, Atahualpa relató aquel curioso encuentro de dos argentinos desterrados” (Valko Marcelo, “El Malón de la Paz” pag 159):
Le hablé primero, le dije:
  • Que feo que es el desarraigo ¿no? cuando usted me mandó hasta estos pagos y otros lares, por culpa de defender a los Kollas, por decirle que era un latrocinio envagonarlos y mandarlos al norte, que era una vergüenza lo que hacían con los hermanos. Es feo el desarraigo…
  • Entiéndame –dijo él- Lo que pasa que fue un lobby que me hicieron gente de Patrón Costa, Ejército, Gendarmería y el general Filomeno Velazco. Una concepción nacionalista que no se entiende bien. Además cuando uno está arriba hay que tomar medidas. Si no los paraba me pedían una reforma agraria de fondo y el movimiento no estaba preparado para una reforma agraria. Bueno pero eso ya pasó. ¿y cómo se siente usted?
  • Y como me voy a sentir si usted me echó, si usted me dijo que abandonara inmediatamente la Argentina. Así que ya ve amigo, así me siento…
Perón me sonrió, me abrazó y me dijo:
  • Y bueno amigo…ya está. Así son las cosas.



José Luis Trejo


1 VALKO, Marcelo; “Los indios Invisibles del Malón de la Paz”: Peña Lillo Ediciones Continente, 2012

lunes, 7 de agosto de 2017

Troupe de farsantes

Cuando un bebé nace no solo hereda características de mamá y papá, abuelas y abuelos, el bebé también hereda unos cuantos millones de años de existencia y miles de generaciones que lo precedieron. Hereda todos los avances de la humanidad en materia tecnológica, también todos los… ¿avances? ¿De conocimiento, conciencia y conducta humana?, hereda ese ¿avance? ¿En materia de distribución equitativa de las riquezas naturales?, las cuales nos brindan los recursos para simplemente lo básico: refugio, alimento, vestimenta. Todo lo demás ¿Es avance de la especie humana? ¿Es progreso que tan pocos humanos posean más recursos de subsistencia que los muchos que no? y ¿Por qué esos muchos que no, están sometidos por esos pocos? ¿Pueden más los pocos que los muchos?
Hoy, siglo XXI, conozco vecinos que no tienen acceso a esos progresos tecnológicos, no al agua potable, no calefacción, no energía eléctrica, no un refugio digno, no una alimentación equilibrada. La humanidad transita la era de: “vas a tener lo que yo quiero”. Agua, energía eléctrica, calefacción, refugio, alimento para todos los días, esos derechos no te lo van brindar; te van a ofrecer, a precio muy módico, una pantalla con una antena que se coloca en el techo de tu casa, no importa si se llueve o cualquier viento te lo vuela, también vas a tener un aparatito pequeño con el cual te van a sujetar definitivamente; también conozco vecinos que me paran por la calle, me alcanzan su teléfono móvil y me piden que por favor les lea un mensaje que les llegó, porque ellos no saben leer ni escribir; tampoco te van a dar conocimientos, ni recursos que te permitan pensar y ser libre. Esa palpable realidad de absoluta inequidad también la hereda el bebé, nazca donde nazca. En esta era y en este tour se ha agregado un nuevo individuo, por estos días esta troupe ha llegado a mi pueblo, como tantísimas veces, con sus carromatos alta gama, música y anuncios corroídos, con innumerables regalos y su inagotable dialéctica pobre en contenido, dialéctica ya rancia de tanto repetirla. El bebé al nacer también hereda ese retroceso de la especie humana, allí predominan los oscuros nubarrones de la hipocresía y la indiferencia, el sentido de inequidad aquí se agudiza. Esta troupe es parte del cambalache de compra/venta y los vas a ver en esa pantalla de tu casa y el aparatito sostenido en la mano, mágicamente se los ve sonrientes prometiendo banalidades. Suelen reaparecer cada dos años gesticulando promesas ya incumplidas. Esta “profesión” de ser candidato de, es hereditaria, los nombres de los bufones se repiten; aclaro: los bufones en la Edad Media eran personas, generalmente de aspecto grotesco, se encargaba de divertir a la corte con historias graciosas y chistes. Aquí se sigue divirtiendo a la corte que los designa candidatos, lo triste es que quien los observan y escuchan son los sometidos, que incluso, están obligados a votar y elegir uno entre tantos. Aunque ya somos cada vez menos los observadores y escuchas, pero igual te obligan a que vayas y elijas uno. Se reiteran los apellidos, triste destino el de los pueblos que leen y escuchan los nombres de siempre. Si el abuelo ha prometido y no cumplió, porque ha de hacerlo el hijo o el nieto, (lo expreso en masculino pero léase unisex). Como revela Heidegger son individuos interpretados, no opinan por sus propias ideas, transmiten o repiten ideas de otros, de sus “patrones” que no son más que aquellos pocos, “dueños” de las riquezas naturales que necesitamos para nuestra subsistencia. Sus oratorias son inexpresivas, fuera de todo contexto y realidad. Por detrás de ellos podemos observar y percibir el vapor, el aroma a corrupción. A pocas cuadras donde montan su escenario hay ciudadanos sin los servicios básicos adecuados, el gobierno, en el que ellos mismos participan, jamás ha previsto mejorar la calidad de vida de esas personas. Lo que es más grave, las ha empeorado.
Voy a considerar que nos llamemos hermanos el día que todos tengan acceso por igual a: tierra, vivienda, confort, alimentos, salud y educación, sin distinciones, sin privilegios, sin explotados ni explotadores, sin oprimidos ni opresores. Recordemos que el Capital (que somete y domina países y a sus bufones) acumularon sus riquezas invadiendo, colonizando y provocando imperdonables genocidios, más de setenta millones de humanos de comunidades de América y otros tanto de África, sometidos y exterminados; “el Capital chorrea lodo y sangre” (Carlos Mark, El Capital).
Estos bufones a quienes tenemos que votar, solo administran intereses de ese Capital, hacen que nos mantengamos divididos, padeciendo sus decisiones y maneras de manipular. Con sus discursos vacíos refuerzan el concepto vertido por el filósofo Jean Paul Sartre en su prólogo del libro “Los condenados de la tierra” de Frantz Fanon; “… ustedes saben bien que somos explotadores. Saben que nos apoderamos del oro y los metales y el petróleo de los "continentes nuevos" para traerlos a las viejas metrópolis…”, precisamente Fanon señala: “Para liberarse de ella, acaban por matarse entre sí: las tribus luchan unas contra otras al no poder enfrentarse al verdadero enemigo y, naturalmente, la política colonial fomenta sus rivalidades…”. Estos bufones en sus denominadas “campañas” fomentan esas diferencias en favor del Capital que representan, jamás representan al pueblo. Un niño que nace hereda mezquindades, opulencias y exclusión.

Cuando el niño
que pide para comer
tome en sus manos
la justicia
vos…
hipócrita
lo llamarás delincuente.

Roberto Moscoloni

José Luis Trejo

viernes, 28 de octubre de 2016




"QUE NO TE FALTE TIEMPO PARA CENAR CON LOS AMIGOS, PARTIR EL PAN, RECONOCERSE EN LAS MIRADAS, QUE LA NOCHE SE TRANSFORME EN MÚSICA Y LA MESA, EN UN LARGO SONIDO DE CAMPANAS"
Hamlet Lima Quintana


martes, 22 de septiembre de 2015

Efemeride olvidada

Crónica histórica
A 60 años del bombardeo en Río Colorado


Sábado 17 de septiembre de 1955

• los aviones lanzan dos bombas al puente ferroviario por la tarde, sin dar en el blanco
• por la noche se oscurece todo el pueblo

Domingo 18 de septiembre de 1955
• por la mañana vuelven a bombardear sobre el puente.
• vuelo rasante sobre el pueblo.
• llega tren con tropas del ejército desde Neuquén, los soldados se dispersan.
• el comando central se instala en la escuela Nº 18.
• un avión arroja dos bombas, cayendo éstas cerca de la estación.
• otro avión arroja otras bombas, dañando seriamente el galpón de máquinas, afectando viviendas cercanas sobre los que es hoy la avenida San Martín.
• otras bombas caen sobre un tren con vagones-tanque cargados de petróleo, dañando solo el vagón de cola.
• actualmente quedan sobre las vías, sobre Villa Mitre dos vagones-tanque como testimonio de aquellos sucesos(foto).
• comienza el abandono de hogares por parte de la población hacia la zona de chacras y campos vecinos.
• los aviones siguieron con el bombardeo.

Lunes 19 de septiembre de 1955
• tres aviones continuaron con el bombardeo hasta el mediodía.
• cuando caía la tarde se anuncia a través de la radio el cese de los bombardeos, por lo que los pobladores inician el regreso a sus viviendas.

Fuentes: testimonios orales
Periódico “La Región” Septiembre 1955

lunes, 13 de abril de 2015

La postal de Galeano

En el año 2004, realizamos una actividad lúdica y literaria con alumnos de una escuela primaria;" por si las moscas" le envié a Eduardo Galeano una carta contando la actividad, adjuntando los escritos de esos chicos. "las moscas funcionaron" Al poco tiempo, en el mes de octubre de ese año, recibí esta postal escrita por el poeta uruguayo,





En el link tlsur.net/1za42oO de telesur se pueden bajar libros de Galeano

jueves, 19 de marzo de 2015

SOLICITADA



SOLICITADA
  1. A los políticos: no busquen mi voto, ya no creo en las democracias. Demasiada gente pasa hambre, y la mayoría no es feliz. Los recursos del mundo están siendo depredados, y lo peor es que a todos ustedes les da igual: sólo buscan la perpetuación en el poder y los más bajos intereses personales a corto plazo.
  2.  A la justicia: a partir de hoy jamás acataré sus leyes. Ni sus instituciones ni sus fallos. Ustedes, los de la justicia, no son justicia auténtica: fueron y serán parte  de un orden establecido por los más fuertes, nada más. Sé que me perseguirán. El sistema tiene sus anticuerpos, y supongo que ahora soy una especie de virus maligno. Vengan a buscarme, los espero. No les temo: no podrán quitarme nada de lo que ahora valoro.
  3.  A los líderes religiosos: les ruego que le dejen a Dios lo que es de Dios y al hombre lo que es del hombre. No engañen más a la gente. Dejen de derramar sangre y miseria en nombre de Dios, como vienen haciendo desde el comienzo de la historia, cuando en realidad sus dioses son el dinero y el poder.  Canalicen sus trastornos psicológicos por otro lado. Vendan sus riquezas y ayuden a la mitad del mundo que vive con dos dólares por día y sin agua potable.  Hagan un mundo un poco mejor, como la imploraron en sus prédicas Moisés, Cristo, Buda y Mahoma, seres ejemplares en su tiempo.
  4.  A las empresas: olvídense de mí, no quiero saber nada más con ustedes. Pido perdón a quienes sumí en el sueño idiota de perseguir la realización personal a través del trabajo en las corporaciones. Pido perdón a los que incité a pensar que eran lo que decía su tarjeta de presentación. Pido perdón a los que hice ganar plata y a los que hice perder –no me queda claro a quién les hice más daño-. Bancos, agencias de publicidad, empresas medianas, grandes y chicas: bórrenme de las listas de telemarketing, den de baja mis tarjetas, cancelen mis créditos. Soy ahora su peor cliente: ya no les sirvo para comprar, ni para vender nada.
  5.  A las escuelas y universidades que me formaron: revoquen mi licencia profesional, les devuelvo todos mis títulos. Sólo supieron enseñarme como generar los mejores resultados económicos “para la sociedad”. Tuve que aprender sólo la otra cara  de esa moneda: la que enseña que los mejores resultados producen a los peores hombres. No me interesa más ejercer esta profesión.
  6.  A mis hijos: les pido perdón por haber fracasado como padre. Pensé que educándolos según el molde de esta sociedad les daba libertad y poder de elección. Me doy cuenta ahora: los he diseñado, los he convertido en esclavos autómatas del sistema. Es tarde ya para cambios. Este, hijos míos, es tal vez mi último intento. Mi desesperado intento.
  7.  A todo el resto: hay muchas personas a las que ME GUSTARÍA MANDAR PERSONALMENTE A LA MIERDA UNA POR UNA. Pero la falta de espacio me obliga a generalizar: ¡Váyanse TODOS  a la mierda! Bah, todos no: hay rarísimas excepciones. Y a esta minoría les envío mis disculpas por la generalización.  Y también algunos consejos: sepan que escuchan más de doscientas mentiras por día, que el sistema está creado para que no lo cuestionen, que son manipulados y domesticados  como vacas idiotas y que se la pasan pastando mentiras. Sepan que hay pasiones superiores a la de ver a once TIPOS corriendo detrás de una pelota. Háganse tiempo para mirar el cielo. Lean algo que valga la pena, cuestiónenlo, aprendan.  Respiren una bocanada de aire fresco y reencuéntrense con la naturaleza.  Atrévanse a pensar. Enamórense. Tengan miedo y tengan coraje. Sigan a su corazón. Si se atreven, algún día me gustaría conocerlos.


Marcel Douplat - Paris, 6 de abril de 2007

 Del libro: La Otra Tierra/ Nicolás Pichón Riviere

jueves, 5 de febrero de 2015

Petróleo en el río Colorado


En enero de 1973 cuatro amigos de Mar del Plata y Dolores: Barragan, Iriberri, Godoy y Tablar navegaron (por primera vez) durante 26 días el río Colorado desde sus nacientes hasta Pedro Luro. Dejaron como testimonio de esa expedición un documental  imperdible con imágenes de esa época, en un tramo del mismo se puede observar que ya en aquellos años se volcaba petróleo a nuestro río. Entonces cuando organismo estatales y políticos hablan de la no contaminación del Colorado, no es verdad.

martes, 30 de diciembre de 2014

Inundación 1915

Aluviones

 Entre 1914-1915 en Europa se desarrolla la primer guerra mundial, por aquí, en Sudamérica se inicia la revolución del Paraguay. Al sur de Argentina en los inicios de colonizar enormes leguas de campo de monte, mas precisamente en la zona denominada el “Entre ríos del Sur”, siendo sus protagonista el río Negro y el río Colorado o “Covun Leuvu” (río Caliente) según vocabulario Tehuelche. A la vera de éste río a lo largo de mas de 150 km,  los pueblos en formación de Fortín Uno, Pichi Mahuida, Juan de Garay, Río Colorado y Buena Parada transcurrían y desarrollaban su vida social y comercial en torno al ferrocarril construido entre 1897 y 1899. Los intereses y egoísmos, políticos y económicos entre Buena Parada y Río Colorado perduran desde hace años, el encuentro entre personas de diferentes nacionalidades, la milicia y los escasos descendientes de Tehuelches, Pampas, Mapuches y otras etnias, generaban discrepancias y enconos que aún hoy persisten.
Los primeros días de Enero de 1915 transcurrían entre el agobiante calor y furiosas tormentas de verano, hasta que el 2 de enero los pobladores mas cercanos al río comenzaron a percibir un extraño comportamiento del mismo, lentamente pero sin pausa, las aguas comenzaron a ganar las calles, patios, casas, campos, por días el agua de color marrón oscuro, seguían avanzando hasta alcanzar mas de dos leguas de ancho.
Muchos no tuvieron escapatoria y perecieron bajo ese turbulento alud de lodo, piedras, arboles y una gran masa de agua. Otros huyeron a lugares elevados del terreno, se veían de a grupos de 100, 200 personas diseminadas por los campos acarreando los pocos pertrechos que pudieron rescatar. Por esos años el medio de comunicación mas veloz era el telégrafo, en este caso la velocidad de la ola gigantesca fue superior al mensaje de aviso de alerta.
Pasados varios días las crónicas de los periódicos de esa época después del 6 de enero comenzaban a tener información de la causa de semejante catástrofe, como así también la suerte de numerosas personas, cuyos familiares no tenían noticias.
A partir del 7 de enero las aguas lentamente comienzan a descender, y comienzan a vislumbrarse las consecuencias de la creciente, para esa fecha no se tenían noticias de la situación en Fortín Uno, Pichi Mahuida y Juan de Garay.
Desde La Japonesa Juan Giancarlos informa que su negocio y la balsa fueron totalmente destruidos, y que las aguas alcanzan una extensión de mas de tres leguas.
Desde Bahía Blanca sale un tren con auxilio hasta la estación Río Colorado, pero solo llega hasta estación Gaviotas. Autoridades ferroviarias deciden avanzar lentamente, llegando hasta 5 km antes del puente de Buena Parada, subidos a barrancas cercanas, vislumbran que el río tiene un ancho de mas de dos leguas, allí encuentran al Juez Fosatti y numerosas familias.
Por esos días el presidente de la nación Victoriano de la Plaza veranea en la zona del Tigre cercana a Buenos Aires. El 8 de enero el presidente, enterado de la situación, solicita la intervención de la marina.
Días antes el Sr. Coleman, superintendente de ferrocarriles del Sud, intenta llegar con una pequeña formación con botes y víveres hasta estación Juan de Garay, a poco andar observa que no podrá avanzar e inicia el regreso, pero tampoco lo pudo hacer ya que las aguas habían avanzado sobre las vías detrás del tren. La locomotora comenzó a hundirse y el agua alcanzó los vagones, fue necesario utilizar los botes, después de un par de días pudieron llegar hasta a Río Colorado. Entre tanto los vecinos Domínguez y Romera encuentran mas de 60 personas sin abrigo, ni alimento. Por esos días se suma a la creciente abundante lluvia.
El 9 de enero el presidente De la Plaza, ordena al ministro de obras públicas Manuel Moyano girar $3.500, 76 carpas y varias mantas al Gobernador del Territorio Pedro Antonio Serrano. La firma tabacalera Piccardo y Cia. Envía: 500 paquetes de cigarros "43" y  1 cajón de tabaco "Picadura". También el ferrocarril del Sud envía mas de cien cajas con diversas vestimentas.
Desde Fortín Uno, el 12 de enero el almacenero Lezcano intenta llegar hasta Pichi Mahuida con zorra a bomba, solo llega hasta el km 889, continúa caminando hasta el pueblo, allí encuentra solo en pie el edificio de la estación , galpón de cargas y estanques. Desparecieron el almacén de ramos generales, varias viviendas y entre 18 y 25 vagones, el puente inaugurado en 1904 está intacto sin los terraplenes de acceso, en la estación se observa mas de 1 metro de barro en el interior, en las bardas cercanas se pueden observar algunos de los vagones totalmente destruidos.
El ferrocarril del sud para no retrasar el flete de encomiendas entre bahía Blanca y Neuquén decidió habilitar chatas tiradas por caballos entre Buena Parada y Benjamín Zorrilla que tardan entre 5 y 6 días para 35 leguas de huellas intransitables por las intensas lluvias.
Entre tantos, un hecho dramático lo vivió Mario Salles, agrónomo de Duahu, quien con 24 personas estuvo en un carro 115 horas rodeado por el agua, sin alimento, soportando  viento y lluvia, cuenta la crónica que al ver a niños llorar y desmayarse de hambre no dudó en sacrificar un gato, que fue el crudo y escaso alimento por esas horas.
La magnitud de la inundación ha pasado, en el centenario del evento numerosas crónicas se escriben, se han escrito y se escribirán. El cauce del río cambió a partir de allí, fue necesario construir diques de contención.
Tal vez un suceso de este tipo no se repita, hoy la situación del río es exactamente opuesta, otro aluvión gigante, el del consumismo, la desvastación del recursos natural ha dañado severamente el río y  la cuenca, el sistema económico-político neoliberal ha transformado al río en un desagüe de sus desperdicios contaminantes. Quién hoy pide auxilio, quien hoy se está ahogando es el Colorado y quizás dentro de 100 años nuestros descendientes nos pregunten: che ¿no hicieron nada para rescatarlo?
Jose Luis Trejo

Fuentes consultadas: archivos diario La Nueva Provincia, archivos diario La Nación